El día que decidí visitar las bodegas de Aranda de Duero

Visitar bodegas Aranda de Duero - Barricas en bodegas de Pedrosa de Duero
Bodega en Pedrosa de Duero

Hacía algún tiempo que teníamos ganas de visitar unas bodegas. Así que empecé preguntando a aquellos conocidos que habían visitado alguna bodega y también a informarme por internet. Me hablaron de Ribera del Duero, de la Rioja y de Jerez. Jerez lo descarté por lejanía, así que estudié las dos primeras, teniendo muy presente que tenía predilección por las bodegas de Ribera del Duero y en concreto de las de Valladolid. Influencia de mi padre, su tierra, con tan magníficos vinos.

Comencé a buscar por internet, y encontré muchísimas bodegas, más de las que te puedes imaginar. Además en muchas de ellas ya tienen muy bien organizadas las visitas turísticas. ¡Es todo un negocio! De las que fui encontrando, me llamó sobre todo la atención la visita a las bodegas Protos. La verdad que antes de comenzar a buscar ya estaba encaprichada de conocer estas bodegas. Lo único que las visitas no me terminaban de convencer, así que continué buscando y y buscando y terminé encontrando una agencia especializada en enoturismo y paquetes turísticos por la Ribera del Duero: Wine Travel boutique. Y les contacté.

Fue una maravillosa idea porque me abrieron un gran abanico de posibilidades. Les contacté por e-mail y la verdad que la atención fue buenísima y me ofrecieron presupuestos adaptados a mi gusto. Comenzamos con visitas a bodegas de Valladolid. De todas las opciones, me encapriché de un presupuesto con alojamiento en el Hotel Spa Convento las Claras de Peñafiel y actividades completas durante todo el fin de semana: visitas a varias bodegas incluyendo las bodegas Protos, visitas turísticas, restaurantes e incluso spa. ¿El problema? El precio, 300 euros por persona, lo que me pareció un auténtico capricho, que no robo, ya que es cierto que si haces cuentas sale rentable, pero era demasiado dinero. Al final se ponía en 600 euros 2 personas.

Descartada mi opción favorita, continué en contacto con la agencia para intentar abaratar el presupuesto. Me envió otras opciones, quitando algunas actividades, y otras bodegas, como las bodegas CEPA 21. Bajó el presupuesto hasta 190 euros por persona. Y cuando ya casi estaba decidido, me sugirió que podíamos visitar la zona de Aranda de Duero en Burgos, que tiene multitud de bodegas y era más barato. Así que recibí el presupuesto, 175 euros por persona, y me pareció muy completo en cuanto a actividades durante todo el fin de semana. Finalmente me decidí por el fin de semana de enoturismo en Aranda de Duero, y la verdad que me alegré de la decisión tomada, ya que además de las bodegas en esta localidad y alrededores, también pudimos conocer pueblos muy bonitos, un yacimiento arqueológico y un desfiladero.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina Motrel. Me apasiona escribir, la fotografía y viajar, así que en 2014 decidí combinar mis 3 aficiones, y surgió Los viajes de Wircky. Desde 2017 también me puedes leer en Viajes y Estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *