Tipos de rosquillas de San Isidro

Si hay algo en lo que pensamos los madrileños cuando llega la Feria de San Isidro es en sus famosas rosquillas, las llamadas Rosquillas del Santo. Es difícil resistirse a ellas cuando paseas por la Pradera de San Isidro, y encuentras decenas de puestos con toda variedad de rosquillas. Y seguramente te pasará como a todos, que nunca nos aclaramos sobre cuáles son las tontas y cuáles son las listas, y mucho menos en los últimos años que parece no paran de inventar sabores.

Esta tradición madrileña surgió entre fin del siglo XVII y comienzos del XVIII. En aquella época una vendedora llamada la Tía Javiera apareció en la Pradera de San Isidro cargada de rosquillas ensartadas en un hilo de bramante. Tuvo tanto éxito que a partir de entonces se empezaron a llenar las fiestas de San Isidro de puestos de venta de estas rosquillas. Parece que las mejores siempre fueron las de la Tía Javiera, que era de Villarejo de Salvanés, aunque otras voces la atribuyen a Fuenlabrada.

Respecto a los ingredientes, todos los tipos de rosquillas se hacen con la misma masa a base de harina, huevos, aceite, azúcar y anís. Se amasan y se cuecen en horno de panadería. Al hornearse tienen menos calorías que unas rosquillas tradicionales que normalmente se fríen.

La diferencia de unas variedades a otras está en el recubrimiento final, y son las que indicamos a continuación.

Rosquillas listas:
Éstas son mis favoritas, las más sabrosas. Tienen un baño de azúcar y aroma de limón. Suelen ser de color amarillo, y en los últimos años podemos encontrarlas de varios colores y sabores, por ejemplo de fresa y de café.
Rosquillas listas
Rosquillas listas
Rosquillas tontas:
Sin recubrimiento, sólo van pintadas con huevo batido. Son un poco más secas, más crujientes y también menos calóricas.
Rosquillas tontas
Rosquillas tontas
Rosquillas de Santa Clara:
Se diferencian fácilmente por el baño de color blanco. El baño es merengue de clara de huevo y azúcar que al secar las recubre de una pasta blanca y dura.
Rosquillas de Santa Clara
Rosquillas de Santa Clara
Rosquillas francesas:
La más desconocida de todas ellas. Seguramente ahora estás pensando que ésas qué rosquillas son. Están recubiertas de un baño de almendras picadas y azúcar glasé. Nacieron como una evolución de las rosquillas tontas, creadas por el cocinero de Bárbara de Braganza, la esposa de Fernando VI.
Rosquillas
Rosquillas francesas
wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina Motrel. Me apasiona escribir, la fotografía y viajar, así que en 2014 decidí combinar mis 3 aficiones, y surgió Los viajes de Wircky. Desde 2017 también me puedes leer en Viajes y Estilo.

8 thoughts on “Tipos de rosquillas de San Isidro

  • 16/05/2016 at 7:10 PM
    Permalink

    Qué pena, ser expuesta y vendida bajo el nombre de tonta. Yo aunque me atraen más las listas y sería las que me pediría, compraría también unas tontas, por que no se sintieran mal. Además serán más baratas…No he probado ninguna.

    Reply
    • 12/06/2016 at 3:47 PM
      Permalink

      jaja, qué solidario. Yo me quedo con las listas de limón, qué delicia. Y normalmente las venden por docenas o medias docenas, y te dejan combinar.

      Reply
  • 13/05/2015 at 11:42 PM
    Permalink

    Demasiado tiempo hace que no visitamos Madrid. Qué variedad de dulces, nos ha hecho mucha gracia lo de rosquillas tontas pero cierto es que si no tienen mucho alrededor estarán más sosainas jeje. Nos quedamos con las primeras muy buena pinta! Un saludo!

    Robert y Ely

    Reply
    • wircky
      14/05/2015 at 12:48 PM
      Permalink

      jaja sí la verdad que aunque tiene admiradores yo creo que las tontas son ideales para mojarlas en el café ;). Las otras están deliciosas.

      Reply
  • 13/05/2015 at 11:04 AM
    Permalink

    Menuda variedad!!!
    Nunca he estado en las fiestas de San Isidro pero si voy las probaré,aunque no soy mucho de dulce 😉
    Un saludo!!!

    Reply
    • wircky
      13/05/2015 at 5:42 PM
      Permalink

      Hola Maruxaina!! Si no eres mucho de dulce quizás ni siquiera las listas de limón (que para mí son las más ricas) te apasionarán. De todas formas a ver si algún día vives la fiesta en la Pradera de San Isidro, que aunque en Madrid no se vive tanto como las fiestas que viven otras ciudades de España, el chotis por ejemplo es algo curioso de ver bailar 🙂 Saludos viajeros!!

      Reply
  • 13/05/2015 at 10:59 AM
    Permalink

    Hola, no soy yo mucho de rosquillas. Tengo a una amiga que le encantan y siempre que vamos de romería en el País Vasco las compra. Me hace mucha gracia porque va super feliz con ellas a casa. De todas formas, la historia de Tía Javiera no la sabía y me ha gustado. Saludos y feliz San Isidro

    Reply
    • wircky
      13/05/2015 at 5:38 PM
      Permalink

      Hola Miryam!! A mí sobretodo la variedad listas de limón me encanta, no tanto por la rosquilla sino por el baño que la cubre, riquísimo!! Si las pruebas un día ya me contarás 😉

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *