Templo budista de los Lamas en Pekín

Mi primera visita en Pekín fue al templo budista de los Lamas. Eso de que fuese budista me generaba bastante ansia, ¡era mi primer contacto con este mundo! Y a pesar de tener tan altas las expectativas, no me decepcionó para nada.

Qué es el templo de los Lamas o Yonghegong

El templo de los lamas, también llamado templo de Yonghe o Yonghegong, es el templo budista más importante fuera del Tibet. Su nombre significa “palacio de la paz y la armonía” y popularmente incluso lo llaman “catedral budista de Pekín”.

Fue construido en el siglo XVII. Sirvió inicialmente como residencia oficial de los poderosos eunucos de la corte imperial, para después servir como palacio. En 1744 se convirtió en un importante monasterio de monjes lamas y en la actualidad continúa siendo monasterio de un grupo de monjes mongoles dedicados al estudio de la astronomía y la medicina.

Se encuentra en el centro de Pekín y se puede llegar fácilmente con las líneas 2 y 5 de metro, parada Yonghegong. El precio son 25 yuanes (unos 3,50 euros) y la visita dura de 1 a 2 horas.


Localización del templo budista de los Lamas en Pekín

Visitando el templo de los Lamas o Yonghegong

La entrada al templo de los lamas se realiza por esta portada oriental. ¿A que es espectacular? Se trata de la Puerta de la Declaración de Paz, de azulejo esmaltado, con dibujos de dragones y flores decorativas. Lo que sobra sin duda son todos los coches aparcados a su alrededor.

Templo budista de los Lamas en Pekín - Puerta de la Declaración de Paz
Puerta de la Declaración de Paz

Atravesando la portada nos adentramos en este camino entre tilos que ofrece una preciosa postal otoñal. Entre ellos encontramos colgando alguna pancarta en chino que no teníamos ni idea de lo que podía significar. Y en los laterales había unas curiosas y bonitas papeleras amarillas con especie de dragones grabados. Al final de este camino ya se diferenciaban las paredes rojas de este espectacular templo budista.

Paseo de tilos
Paseo de tilos

El primer punto de acceso al complejo es la Puerta de la Paz.

Puerta de la Paz
Puerta de la Paz

Tras esta puerta llegamos al primero de los patios. Lo que más nos llamó la atención nada más entrar fueron unos enormes quemadores de incienso. No paraba un ir y venir de devotos que marchaban muy silenciosos y colocaban varillas en estos quemadores. Había una atmósfera de humo en el que emanaba un gran olor a incienso y un ambiente silencioso y de oración. También vimos algunos monjes budistas vestidos con sus típicos hábitos, aunque por pudor no los fotografiamos.

Devotos quemando incienso
Devotos quemando incienso

Si quieres tú también puedes quemar varillas de incienso, aunque recomiendan comprarlas fuera del templo porque son más baratas. Para las peticiones también está este molino de los ruegos, lo puedes girar con la mano y coge velocidad, mientras realizas tus peticiones.

Molino de los ruegos
Molino de los ruegos

A partir de aquí nos encontramos con varios edificios de paredes rojas y tejados dorados. En realidad el templo de los lamas es un gran complejo de 480 metros de longitud formado por cinco salas principales separadas por patios. En los patios además de los quemadores de incienso, encuentras estatuas de bronce y también algunas torres como la torre de la campana y la torre del tambor, con alguna campana gigante.

Escultura en templo de los Lamas
Escultura en templo de los Lamas

Torre de la campana
Torre de la campana

Torre del tambor
Torre del tambor

Los 5 pabellones del templo de los Lamas

1. Salón de los reyes celestiales
En el centro de la sala se encuentra una estatua sonriente del Buda Maitreya. La verdad que esta imagen es una de las que más me gustó, parecía un Buda muy simpático y bonachón. A cada lado de este Buda había una pagoda de madera de sándalo con imágenes pequeñas que simbolizaban la longevidad. Y en las paredes, representados los cuatro reyes celestiales.

Buda Maitreya sonriente.
Buda Maitreya sonriente

Estatua del guardián celestial Wei Tuo
Estatua del guardián celestial Wei Tuo

2. Salón de la armonía y la paz
Edificio principal que aloja los tres Budas de bronce de las tres edades: Buda Gautama (Buda del presente) en el centro, Kasyapa Matanga (Buda del pasado) a la derecha y Buda Maitreya (Buda del futuro) a la izquierda.

Salón de la armonía y la paz
Salón de la armonía y la paz

3. Salón de la protección eterna
Fue la la vivienda del emperador Yongzheng siendo príncipe y el lugar donde su ataúd fue colocado después de su muerte. Hoy día se encuentra la estatua del gurú Bhaisajya (Buda de la medicina).
4. Salón de la Rueda de la Ley
Funciona como lugar para la lectura de las Escrituras y la realización de ceremonias religiosas. Contiene una estatua de 6 metros de Je Tsongkhapa sobre una flor de loto, el fundador de la escuela de budismo Geluk. La sala también contiene quinientos arhat de diferentes metales. En el budismo, Los arhat es alguien que ha alcanzado el nirvana y no volverá a nacer de nuevo.
5. Pabellón de los Diez Mil felicidades
Contiene una estatua gigantesca del Buda Maitreya de 18 metros tallada en una sola pieza de madera de sándalo blanco.

Pabellón de los Diez Mil felicidades
Pabellón de los Diez Mil felicidades

Buda Maitreya
Buda Maitreya

Buda
Buda

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

23 thoughts on “Templo budista de los Lamas en Pekín

  • 07/02/2016 at 10:30 AM
    Permalink

    Qué bonito! Asía en general y China en particular es uno de los lugares que más ganas tengo de visitar. Me apunto este templo por si algún día tengo la ocasión 🙂

    Un saludo

    Reply
    • wircky
      07/02/2016 at 11:13 AM
      Permalink

      Conozco poco de Asia, y la verdad que me encanta. Los templos son impresionantes, su aroma a incienso y su clima de oración y respeto.

      Reply
  • 06/02/2016 at 9:21 PM
    Permalink

    Tu post me ha traído recuerdos y el aroma a incienso que respiré estando allí. ..

    Reply
  • 02/02/2016 at 12:03 PM
    Permalink

    Es uno de los templos más bonitos de Pekin y de los que más recordamos. Hemos estado 2 veces en Beijing, pero seguro que volvemops otra vez!

    Reply
    • wircky
      06/02/2016 at 1:50 PM
      Permalink

      Qué suerte! Yo lo he visto sólo una vez, y volvería sin duda.

      Reply
  • 01/02/2016 at 9:05 PM
    Permalink

    Mientras miraba la primera foto, pensaba que te comentaría lo horroroso de los coches junto a la portada y vas tú y lo dices…jajaja. Mi galgo se llama Sándalo, por el proverbio que dice: “Sé como el sándalo, perfuma el hacha que te corta”, pero al final lo llamo Sandi, por que tres sílabas son muchas para estar a cada momento llamando a alguien…

    Reply
  • 01/02/2016 at 9:06 PM
    Permalink

    Preciosa la China milenaria… tengo muchisimas ganas de ir y creo que este templo será una de las ‘visitas obligadas’.

    saludos
    cyfuss

    Reply
    • wircky
      01/02/2016 at 9:09 PM
      Permalink

      Así es Antonio. Es una de las visitas imprescindibles de Pekín. Nada más y nada menos que el templo budista más importante fuera del Tíbet, así que imagina.
      Saludos viajeros!

      Reply
  • 31/01/2016 at 9:53 AM
    Permalink

    Una de las visitas que más me gustaron de Beijing. Recuerdo que llovía y que aproveché para comprarme un precioso paraguas!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *