Pasando el día en el castañar de El Tiemblo

Hoy hemos pasado el día en el castañar de El Tiemblo. Teníamos muchas ganas desde que el año pasado un compañero de trabajo nos comentó que llevaba varios años visitando castañares. No fue el único que nos habló de ello. Parece que se ha puesto de moda.

Así que este año en cuanto comenzó el otoño, comenzamos a planificar la salida a un castañar. Comenzamos a buscar castañares por internet que estuviesen cerca de Madrid. Encontramos varios, entre ellos el castañar de El Tiemblo. También hablamos con conocidos que habían ido a diferentes castañares. Muchos habían estado en castañares propiedad de familiares, otros en castañares de sus pueblos y alguno había estado en castañares de las provincias de Ávila y Toledo.

Entre ellos estaba el castañar de El Tiemblo. Y nos hablaron muy bien de él. Entre lo que nos contaron y lo que leímos en internet, no lo pensamos más y nos decidimos por este castañar.

Castaño
Castañar de El Tiemblo

Época de visita del castañar de El Tiemblo

Se puede visitar el castañar durante todo el año. Lo único que si quieres recolectar castañas la mejor época es desde mediados de octubre hasta mediados de noviembre. Como nosotros queríamos ir primero a inspeccionar y hacer fotografías de los castaños en todas sus fases, hemos ido un poco antes, también con la idea de evitar la masificación. Así que hoy, una semana antes de la época alta de visitas, hemos visitado el castañar de El Tiemblo.

Cómo llegar al castañar de El Tiemblo

Primero nos hemos dirigido a la oficina de turismo de El Tiemblo. Está muy fácil de encontrar. Viniendo desde Madrid por la carretera de los pantanos la encuentras en la calle principal, Paseo de Recoletos, a la izquierda, justo al lado de la plaza de toros. Allí nos han dado mucha información de toda la zona, no sólo del castañar; también de los toros de Guisando y de los senderos por el embalse del Burguillo.

Antes de salir hacia el castañar, hemos comprado unos bocadillos y bebida en el restaurante La Finca, en el Paseo de Recoletos, 16. El de jamón serrano estaba riquísimo, nos gustó mucho más que el de cinta de lomo. Y después nos hemos dirigido al castañar.

La carretera sale desde el mismo pueblo, justo desde la glorieta del Paseo de Recoletos que tiene una fuente imitación de los toros de Guisando. La calle que hay que tomar desde aquí es Maestro Zárate. Está indicado en la glorieta, y consiste en ir calle arriba siguiendo las indicaciones, que en algunos casos están algo borrosas, pero es bastante intuitivo el camino así que aunque vayas dudoso no tiene tampoco mucha pérdida.

Fuente Toros de Guisando
Fuente de los Toros de Guisando

Pasados unos minutos comienza una carretera de tierra y grava. Es la peor parte porque hay que ir despacio y se hace un poco pesado. A los 20 minutos desde que dejamos El Tiemblo llegamos al aparcamiento del área recreativa El Regajo, el más cercano al castañar de El Tiemblo.

Aunque aún no había afluencia masiva, la verdad que los aparcamientos estaban bastante hasta arriba de coches, pero alguna plaza quedaba libre. Además no tuvimos que pagar. Parece que hemos acertado viniendo este fin de semana, ya que a partir del próximo, del 11 de octubre, ya se espera afluencia masiva de visitantes y por ello controlan el acceso al castañar e incluso cobran una entrada de 6 euros por coche y 2 euros por persona. También a partir del próximo fin de semana puedes dejar el coche en El Tiemblo y desde aquí coger el autobús que cuesta 2 euros y te lleva al castañar.

Visita al castañar

Lo primero que hicimos al llegar fue buscar indicaciones del famoso castañar. La verdad que había un mapa un poco lioso y terminamos en otro bosque poblado de encinas y algunos castaños. El paisaje era muy bonito y agradable, y aprovechamos para comer.

Después de comer encontramos un sendero, que no era en realidad el que buscábamos, sino el sendero al pozo de la nieve pero como nos estaba gustando dimos un pequeño paseo y regresamos al aparcamiento inicial. Había bastante gente comiendo e incluso algunos haciendo barbacoas.

Desde aquí partían varios caminos no señalizados y al final tuvimos que preguntar cuál era el sendero hacia el castañar. Estábamos cerquísima, a escasos minutos. Al llegar al punto que nos habían indicado ya vimos el comienzo de la ruta de senderismo senda del castañar y ya pasamos el resto de la tarde paseando por él y fotografiando los castaños.

Además encontramos algunos lugares curiosos durante el recorrido, como el castaño El Abuelo o el refugio de Majalavilla. Además de los cientos de castaños. La verdad que hemos pasado una tarde muy agradable y también hemos cogido algunas castañas. Cierto es que no cogimos tantas como pensábamos. ¿A que no imaginas por qué? Te lo contamos Aquí.

Castaño
Castañar de El Tiemblo

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera.
TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *