Montones de piedra de Laufskálavarda

Montones de piedra de Laufskálavarda
Montones de piedra de Laufskálavarda

Pasadas las grandes llanuras de arena negra, volvimos a encontrar el color verde en forma de musgo. Esta vez extensiones de kilómetros y kilómetros de lava cubierta de musgo, y nosotros maravillados nuevamente por los cambios de paisaje que nos ofrecía Islandia. En medio de esta región de lava encontramos una zona conocida como los montones de piedra de Laufskálavarda.

Es curioso porque desde el coche comienzas a ver los típicos montones de piedra que parece se han puesto tan de moda en todas partes, los llamados cairns. Y te genera curiosidad, ¿qué hace esto aquí?

Montones de piedra de Laufskálavarda
Montones de piedra de Laufskálavarda

Hasta que a la izquierda de la carretera 1 aparece un aparcamiento dentro de una zona que agrupa cientos de estos montones. Con mucha curiosidad bajamos del coche y comenzamos a pasar entre los montones de piedras, fotografiando muchos de ellos. Un poco más lejos incluso había una especie de montículo por el que también se podía subir y pasear.

Montones de piedra de Laufskálavarda
Montones de piedra de Laufskálavarda

Había montones de piedras de todo tipo y tamaño.

Montones de piedra de Laufskálavarda
Montones de piedra

Incluso algunos con tonos rojizos.

Montones de piedra de Laufskálavarda
Montones de piedra de diferentes formas y colores

Historia de Laufskálavarda

Y seguramente te preguntarás, ¿cómo han llegado hasta aquí todos estos montones de piedras? Según cuenta la tradición islandesa, exactamente en este lugar había una granja llamada Laufskálar, que fue destruida en el año 894 a causa de la erupción del volcán Katla.

Después de la destrucción de la granja, comenzó a llamarse Laufskálavarda a esta región. Y tiempo después comenzó la tradición de que todo el que pasaba por aquí por primera vez, debía apilar piedras formando un montón o cairn, y así tener suerte durante su viaje.

Debo decir que nosotros no añadimos ninguna piedra. Parecían tan bien colocados los montones de piedra, y tan en armonía, que no nos atrevimos ni siquiera a tocarlos.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *