Monasterio y horno de Siresa

Monasterio y horno de Siresa - Monasterio de San Pedro de Siresa
Monasterio de San Pedro de Siresa

A tan sólo 2 kilómetros al norte de Hecho nos encontramos con la pequeña localidad o aldea de Siresa que ya era el último núcleo habitado del Valle de Hecho. Al aproximarnos a ella lo primero que nos chocó fue su pequeño tamaño, casi puedes contar el número de casas que forma el pueblo y en verdad está muy poco habitado con poco más de 100 personas. Nos encontramos a 882 metros de altitud. En la afueras también se tiene la Ermita Virgen del Pueyo. Más al norte de Siresa se tienen los bonitos bosques de Boca del Infierno y la Selva de Oza, fronterizos con Francia y donde incluso puedes encontrar monumentos megalíticos.

Llegando a Siresa
Llegando a Siresa

Las casas en Siresa

La arquitectura de Siresa es similar a la del resto del valle y sus casas se distribuyen de forma caprichosa en torno al monasterio formando un bonito conjunto de viviendas que conserva la construcción tradicional.

Casas de Siresa
Casas de Siresa

Casas de Siresa
Casas de Siresa

Había menos chimeneas y menos llamativas que en el resto del valle. Ésta es una de las pocas que encontramos.

Chimenea en Siresa
Chimenea en Siresa

Nos llamó mucho la atención que en mitad de la calle alrededor del monasterio se encontraban apilados estos troncos de leña.

Troncos de leña
Troncos de leña

Monasterio de San Pedro de Siresa

En cuanto al monasterio, si Siresa es importante es evidentemente por él. Se trata de un monasterio románico majestuoso y muy particular, muy diferente a las iglesias que habíamos encontrado en la zona y de un tamaño muchísimo mayor. Se cree que es del siglo IX aunque ha sufrido muchas reconstrucciones posteriores. De los siglos XI al XIII su importancia mermó porque se trasladó la actividad monástica a la catedral de Jaca o al monasterio de San Juan de la Peña.

Monasterio de San Pedro de Siresa
Monasterio de San Pedro de Siresa

La iglesia tiene planta de cruz latina con una sola nave articulada en tres tramos y ábside semicircular. en el interior destaca un Crucificado de la época gótica del siglo XIII de madera policromada. La mayoría de los retablos de pintura del interior pertenecen a diferentes autores de la escuela aragonesa del siglo XV, destacando San Juan Evangelista y la Santísima Trinidad. La talla de San Pedro está labrada en piedra policromada y procede de la catedral de Jaca. En la pila bautismal fue bautizado el monarca Alfonso I el Batallador. Por desgracia no pudimos entrar a verlo porque estaba cerrado. En teoría abre varias horas por la mañana y por la tarde. Como nosotros llegamos después de comer, lo encontramos cerrado.

Monasterio de San Pedro de Siresa
Iglesia del Monasterio de San Pedro de Siresa

Monasterio de San Pedro de Siresa
Monasterio de San Pedro de Siresa

Museo Lo Furno

En un lateral del monasterio encontramos esta casa que contenía el Museo Lo Furno, un museo de artesanía. Hubiéramos pasado por alto si no llega a ser por el hombre que se encontraba sentado junto a la iglesia en la foto anterior y que al vernos hacer fotos nos dijo que entrásemos al museo, que nos iba a gustar.

Museo Lo Furno
Museo Lo Furno

La realidad es que estaba cerrado y él nos indicó que podíamos desatar la cuerda de la puerta de entrada y acceder a él, e incluso nos indicó donde estaba el automático para encender la luz.

Museo Lo Furno
Museo Lo Furno

Nos gustó mucho conocer el horno que según él nos contó había estado en uso hasta hacía unos 60 años cuando él era pequeño y la única forma que tenían de comer pan era haciéndolo en este horno. El horno se conserva tal cual estaba en aquella época y representa el trabajo de “furnera”, aquella mujer que se dedicaba a la elaboración del pan.

Horno en Museo Lo Furno
Horno en Museo Lo Furno

Panes en Museo Lo Furno
Panes en Museo Lo Furno

Panes en Museo Lo Furno
Panes en Museo Lo Furno

Panes en el horno en Museo Lo Furno
Cocción de panes en el horno en Museo Lo Furno

El hombre también nos habló de las propiedades del agua de esta zona, que hace que las verduras estén más ricas que las del resto de Huesca incluso. El agua de los Pirineos de Huesca debe ser magnífica y nos encantó conocer y hablar con este hombre, muy pero que muy agradable.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *