Iglesia Sant Climent de Pal, encanto en Andorra

Adoro los pueblos de Andorra, porque son pequeños, recogidos, entre valles, y cuanto más alejados de la capital, más encanto tienen (al menos para mí). Así ocurre con Pal, una pequeña aldea a 1551 metros de altitud de poco más de 200 habitantes, que te enamora nada más verla.

Llegamos para verlo anochecer. El pueblo se encontraba en semi-penumbra y cada casa tenía su farol. Qué postal tan bonita, ¿verdad? Todas sus casas homogéneas, perfectamente cuidadas, con mezcla de aspecto rústico y medieval, y escalonadas sobre el valle. Por algo dicen que este bello pueblo de Pal es uno de los conjuntos rurales mejor conservados de Andorra, e incluso forma parte de un plan especial de protección de la arquitectura tradicional desde el año 1997.

Sant Climent de Pal
Sant Climent de Pal

Junto al pueblo circula el río Pal, muy estrecho (sólo lo que ocupa la valla junto a la carretera) y con agua escasa al menos en el mes de noviembre que es cuando lo visitamos. En primavera imaginamos crecerá, ya que es uno de los afluentes del mayor río andorrano, el río Valira.

Sant Climent de Pal
Sant Climent de Pal

Con esta imagen lo único que apetecía era perdernos entre sus calles. Y así hicimos, sin saber qué encontraríamos, comenzamos a caminar entre calles empinadas y escalinatas, maravillados por su arquitectura tan tradicional y sus tejados de chimeneas enormes.

Chimenea en Sant Climent de Pal
Chimenea en Sant Climent de Pal

Llegamos hasta este rincón de escalinatas entrelazadas y empedradas en el que destacaba el campanario de la Iglesia de San Climent de Pal. La iglesia es el edificio más importante de todo el conjunto que forma Pal, románica, de siglo XI y principios del XII, y ampliaciones de época moderna. La planta es de nave rectangular y conserva gran parte de los muros románicos, mientras que el ábside actual cuadrado sustituyó al original románico en los siglos XVII y XVIII.

Iglesia Sant Climent de Pal Andorra
Iglesia de Sant Climent de Pal

Subimos por la escalinata empedrada hasta llegar a este arco de entrada que daba acceso al porche de la iglesia.

Entrada al balcón de la Iglesia de Sant Climent de Pal
Entrada al balcón de la Iglesia de Sant Climent de Pal

La iglesia estaba cerrada, pero las vistas desde este porche eran magníficas. Dos bancos hay preparados para disfrutar de ellas, por supuesto que lo hicimos, aunque a mí me gustó esta otra vista en la que tanto las columnas como el segundo arco de entrada al porche formaban estas ventanas con vistas, ¿qué ventana elegir?

Balcón de la Iglesia de Sant Climent de Pal
Balcón de la Iglesia de Sant Climent de Pal

Continuamos rodeando la iglesia para ver si había alguna otra puerta falsa que nos pudiera dar acceso al templo. No hubo suerte. Nos hubiera gustado conocer su interior donde sabemos que se conserva una pila bautismal de granito, otra pila de granito para guardar aceite, una talla románica de la Virgen de los Remedios del siglo XII, dos cruces procesionales de madera policromada, pinturas murales de tradición gótica, una interesante reja de hierro y un retablo de 1709 dedicado al papa San Clemente, que es el santo titular de la iglesia.

No encontramos la ansiada puerta, pero sí una magnífica vista del campanario, precioso, de estilo lombardo con tres pisos de ventanas germinadas. Las del último piso son además ventanas germinadas dobles, únicas en Andorra.

Campanario de Iglesia Sant Climent de Pal
Campanario de Iglesia Sant Climent de Pal

Continuamos disfrutando de Pal, ya de noche, hasta que decidimos era ya hora de volver de nuevo a la civilización y lamentándonos por no haberlo sabido antes y haber intentado dormir aquí.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

12 thoughts on “Iglesia Sant Climent de Pal, encanto en Andorra

  • 12/05/2016 at 12:32 AM
    Permalink

    ¡Qué bonito! Nunca he ido a Andorra pero me han entrado ganas de ir a descubrirla. Tomo nota de este pueblito. 😉

    Reply
    • wircky
      12/05/2016 at 8:40 AM
      Permalink

      Sí que lo es. Es una de las joyas de Andorra. Gracias Karla!

      Reply
  • 10/05/2016 at 2:58 PM
    Permalink

    Hace 1 año hicimos una ruta del románico en andorra y visitamos 3 o 4 templos, pero no tuvimos tiempo de subir a Pal. Una pena, porque ya veo que tanto la población, toda de piedra, como la iglesia, merecen mucho la pena!

    Reply
    • wircky
      10/05/2016 at 8:38 PM
      Permalink

      Pal es de lo más bonito que encontramos por Andorra, si pudieras hacer noche allí, creo que no te arrepentirías. Ya nos contarás para la próxima!

      Reply
  • 06/05/2016 at 9:48 AM
    Permalink

    Que bellos resultan los lugares por la noche. He estado en Pal varias veces y siemrpe de día. Toda la razón, uno de los pueblos más interesantes y mejor conservdos del Pirineo 🙂

    Andorra es un país que poco a poco se a quitando la imagen de lugar para las compras y lugares como Pal ayudan mucho.

    Un abazo,
    Eva

    Reply
    • wircky
      07/05/2016 at 6:21 PM
      Permalink

      Muchas gracias Eva. Tienes razón, Pal nos da una imagen de Andorra que poco a poco va siendo más conocida. De noche es aún más bonito.

      Reply
  • 11/04/2016 at 9:42 PM
    Permalink

    Esa foto de cabecera es realmente bonita y evocadora, con ese porche de madera y piedra y esos bancos…y detrás, pegado a la pared hay otro todo de madera…y esas luces cálidas… Anda que cuando esté todo nevado, o estar ahí sentado viendo llover o nevar, uf! Sí era para haberse quedado a dormir…

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *