Los 100 grados de la fuente termal Deildartunguhver

Manantial de fuente termal Deildartunguhver
Manantial de la fuente termal Deildartunguhver

Si a alguna visita de Islandia llegamos casi con total desconocimiento, ésa sin duda fue a la fuente termal Deildartunguhver. No habíamos visto ninguna foto y sólo sabíamos que era la fuente termal más potente de Europa. ¿Qué nos encontraríamos?

Qué es la fuente termal Deildartunguhver

Deildartunguhver es un manantial de aguas termales, el mayor de Europa, con un caudal de 180 litros de agua por segundo, la salida de agua más grande del mundo. En cuanto a la temperatura, tampoco se queda atrás ya que sale a 100 grados centígrados. La producción total de Deildartunguhver junto a dos perforaciones cercanas es de 62 megavatios (62 millones de vatios).

El agua que mana de Deildartunguhver se utiliza como calefacción central desde 1925. Al estar sólo a 19 metros sobre el nivel del mar, necesita ser bombeada mediante un sistema de tuberías de distribución que fue construido en los años 1979 al 1981 y tiene un total de 74 kilómetros, el más largo del mundo de este estilo. Gracias a este sistema, llega el agua desde Deildartunguhver hasta Akranes y recorre estos 74 kilómetros en sólo 24 horas. Según va viajando el agua, también va perdiendo temperatura. En Borgarnes llega a 77 grados, en Akranes a 73 y en otras áreas rurales baja hasta los 65 grados.

Tubería de la fuente termal Deildartunguhver
Tubería de la fuente termal Deildartunguhver

Visita a la fuente termal Deildartunguhver

Cuando te estás acercando a Deildartunguhver lo primero que te llama la atención son las nubes de vapor que la rodean, quizás más grandes que las que habíamos visto en otros lugares de Islandia.

Nubes de vapor de la fuente termal Deildartunguhver
Nubes de vapor de la fuente termal Deildartunguhver

Al bajar del coche nos llamaron la atención 2 cosas. La primera, este bonito perro que vino corriendo a saludarnos. Nos dio la sensación de que era el guardián de Deildartunguhver.

Perro en fuente termal Deildartunguhver
El perro guardián de Deildartunguhver

La segunda, esta señal de peligro reclamando precaución por los 100 grados de temperatura del agua, ¡cualquiera se acercaba!. Por cierto como puedes ver estaba en varios idiomas, pero nada en español, como en casi ningún sitio de Islandia.

Señal de peligro en fuente termal Deildartunguhver
Señal de peligro

Así que con mucha precaución nos acercamos a los manantiales de agua, por supuesto sin tocar en ningún momento, ya que valorábamos bastante nuestras manos. Ésta es la última foto que pude hacer con mi reflex en la fuente termal, ya que se empañó de tal manera que me dio miedo que se estropeara la cámara, y fuimos a guardarla al coche. A partir de aquí continué haciendo fotos con el móvil.

Manantial de la fuente termal Deildartunguhver
Manantial de la fuente termal Deildartunguhver

Aunque no había mucho recorrido, ya que en apenas 10 minutos habíamos visto casi todo, sí que es cierto que ver los muchos manantiales y cómo se comportaban nos resultó impresionante.

Manantial de fuente termal Deildartunguhver
Manantial borboteando

Te quedabas mirando las diferentes pozas, charcos o manantiales que estaban aparentemente tranquilos, notabas un suave borboteo en el agua y de repente el agua pegaba un salto. Por todas partes había charcos que saltaban, y que también ardían… ¡100 grados!

Agua brotando
Agua brotando

Agua brotando
Agua brotando

Cuando el agua brotaba se generaba una nube de vapor y en algunas zonas estábamos totalmente sumergidos bajo esta nube y podíamos sentir la humedad, además de tener visibilidad prácticamente nula.

Bajo la nube de vapor en Deildartunguhver
Bajo la nube de vapor en Deildartunguhver

Mirando en los alrededores, entre el césped encontramos a ras de suelo estas chimeneas por las que también salía vapor. El suelo bajo nuestros pies debía estar lleno de este agua a 100 grados. ¿Alguna vez viste chimeneas de este estilo?

Chimeneas de fuente termal Deildartunguhver
Chimeneas de fuente termal Deildartunguhver

Y también alrededor había charcos y más charcos y una especie de riachuelo formado por el agua de la fuente termal. Por cierto, ¿sabías que entre este césped también hay un helecho particular (Blechnum spicant) que sólo crece en este lugar de Islandia?

Fuente termal Deildartunguhver
Césped y helechos

A partir de aquí, podías seguir con la vista la tubería por la que se trasladaba el agua termal a las otras regiones de Islandia, y nosotros dimos por finalizada la visita. Deildartunguhver en verdad nos había impresionado. ¿Conoces alguna fuente termal? ¿Se parece a Deildartunguhver?

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera.
TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

4 thoughts on “Los 100 grados de la fuente termal Deildartunguhver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *