Fiordos noruegos día 5: Storfjord, Geiranger, Hellesylt, glaciar de Briksdal, y Loen

Día 5 de ruta por los fiordos noruegos

Fiordo Storfjord

Hoy despertábamos en la bonita ciudad de Ålesund con destino al corazón de los fiordos noruegos. Nuestro recorrido inicial nos llevó por el borde del fiordo Storfjord, uno de los fiordos más largos e importantes de Noruega, con 110 kilómetros de longitud. Tiene además algunos ramales notables, como el fiordo de Nordal, donde hicimos la primera parada del día.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Fiordo de Nordal
Fiordo de Nordal

Exactamente paramos en Linge, una pequeña aldea de apenas veinte casas, rodeadas de un paisaje espectacular. La importancia de Linge reside en que es el puerto de partida del ferry que cruza el fiordo de Nordal. Yo hubiese preferido internarme algo más por carretera bordeando el fiordo, ya que su parte más interna era uno de los fiordos más bonitos, el fiordo de Tafjord. Quedaría pendiente para otro viaje.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Linge y fiordo de Nordal
Linge y fiordo de Nordal

El viaje en ferry atravesaba el fiordo de Nordal en sus 2,7 kilómetros de ancho. Se nos hizo muy corto porque fueron apenas diez minutos en los que nos fuimos deleitando con el paisaje. Al otro extremo nos esperaban las casitas de Eidsdal. ¿Te imaginas vivir ahí?

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Eidsdal
Eidsdal

Geirangerfjord o fiordo de Geiranger

Desde Eidsdal tomamos hacia el sur la llamada carretera de las Águilas, que es la que une Eidsdal con Geiranger. A los veinte minutos paramos en el mejor mirador de todo nuestro viaje por los fiordos noruegos, el mirador Ornesvingen. Ver los dos cruceros en el final del fiordo, el pueblo de Geiranger rodeado de altas montañas aún nevadas, algunas cascadas y una ligera neblina, fue una de las imágenes que siempre recordaré de este viaje. Aún recuerdo cómo nos dejó a todos con la boca abierta.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Mirador Ornesvingen del fiordo Geiranger
Mirador Ornesvingen del fiordo Geiranger

También visitamos el mirador Flydalsjuvet, con vistas impresionantes aunque a mí me gustó mucho más Ornesvingen.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Mirador Flydalsjuvet del fiordo Geiranger
Mirador Flydalsjuvet del fiordo Geiranger

En los alrededores había muchas cascadas, algunas finas y larguísimas, y otras con algo más de agua.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada en Geiranger
Cascada en Geiranger

Tras la visita a los miradores, ya descendimos al pequeño pueblo de Geiranger, que tiene sólo 200 habitantes y acepta cada año 600 mil turistas. Antes de tomar el ferry, aprovechamos para ver tiendas de souvenirs y algunos muñecos trolls gigantes que encuentras en las calles.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Nuestro ferry en Geiranger
Nuestro ferry en Geiranger

Ya en el ferry, el recorrido completo fue un auténtico espectáculo visual. Tanto es así, que el fiordo de Geiranger ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Durante todo el recorrido una grabación nos va contando las características del fiordo, así como lo que encontramos a cada lado del fiordo. Así que fue muy gracioso porque en función de lo que contaba, todos los turistas, y éramos muchos, mirábamos a la derecha, o todos mirábamos a la izquierda. Al inicio del recorrido, encontramos una panorámica perfecta de la sinuosa carretera Trollstigen o escalera del troll.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Carretera Escalera del troll desde el ferry
Carretera Escalera del troll desde el ferry

Y pronto comenzamos a ver cascadas, algunas de las cuales han adoptado el nombre de la figura que forma, y al escucharlo sí es cierto que en alguna de ellas sí que se ve la figura, aunque en otras cuesta más imaginarlo. Entre las más conocidas está Syv Søstrene o cascada de las siete hermanas, y Friaren o cascada del pretendiente también llamada cascada de la botella. Curiosamente estas dos cascadas están enfrentadas.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada de las siete hermanas
Cascada de las siete hermanas

Aunque sé que la foto es malísima, porque fueron sólo unos segundos con el sol de cara, aquí os dejo la cascada de la botella para que comprobéis que de verdad sí el agua al caer deja en el centro la figura oscura de una botella.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada la botella en fiordo Geiranger
Cascada la botella en fiordo Geiranger

Otra muy importante es Brudesløret o cascada del velo nupcial. Se llama así porque cae sobre un borde rocoso, y al ser iluminado desde atrás por el sol, tiene la apariencia de un fino velo de novia.

Por cierto Geiranger también es un ramal del fiordo Storfjorden, el que nos ha estado acompañando durante todo el día de hoy. Tiene 15 kilómetros de longitud y un ancho máximo de 1,5 kilómetros. La mayor característica del fiordo de Geiranger son sus altas paredes rocosas que bordean el fiordo, y su profundidad, aunque no es ni el más profundo ni el más largo fiordo de Noruega, éste ya os lo mostraremos en la próxima etapa del viaje. Las laderas de las montañas estaban salpicadas de casas aisladas, que según supimos eran antiguas granjas. En nuestro caso además las montañas estaban aún nevadas y hacía que el paisaje fuese aún más bonito.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Fiordo Geiranger
Fiordo Geiranger

Durante más de una hora disfrutamos de la naturaleza de este sorprendente fiordo. Era el fiordo auténtico que yo imaginaba y esperaba ver cuando elegimos el viaje por los fiordos noruegos. Después de esto, el objetivo del viaje había sido cumplido, aunque aún quedarían muchas más maravillas por disfrutar.

Hellesylt

Tras casi hora y media atravesando el fiordo de Geiranger, llegamos a Hellesylt, un pequeño pueblo rodeado de valles y montañas. La localidad tiene algunas casas desperdigadas alrededor del fiordo entre las que destaca la iglesia Sunnylven. Pero su mayor atractivo es Hellesyltfossen, la cascada de Hellesylt, que desemboca en aguas del fiordo. Es estilo catarata, no es muy alta, pero sí estruendosa.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada de Hellesylt
Cascada de Hellesylt

Reflejos espejo en lagos y fiordos

Durante la tarde nos internamos en la provincia de Sogn og Fjordane. Las montañas nevadas se reflejaban en fiordos y lagos, y nos dejó las mejores imágenes espejo de todo el viaje. Paramos a comer en la localidad de Hornindal donde encontramos el lago más profundo de Noruega, Hornindalsvatnet, con 514 metros de profundidad, curiosamente la mayoría de ellos bajo el nivel del mar. El lago Hornindal tiene una superficie de 53 metros, y está rodeado de montañas, algunas aún nevadas cuando lo visitamos.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Lago Hornindal
Lago Hornindal

Tras el almuerzo, durante el trayecto a Briksdal, el fiordo Nordfjord también nos dejó unas panorámicas impresionantes.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Fiordo Nordfjord
Fiordo Nordfjord

En el lago Oldevatnet hicimos una corta parada para contemplar el reflejo del Briksdalsbreen, el glaciar de Briksdal, que además iba a ser nuestro siguiente destino. Aunque en la foto parezca estar muy cerca, aún quedaban veinte minutos en coche más la subida a pie.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Lago Oldevatnet con glaciar de Briksdal
Lago Oldevatnet con glaciar de Briksdal

Glaciar de Briksdal

Me encantó realizar esta miniruta de senderismo hasta el glaciar de Briksdal, cuarenta minutos de subida, y algo menos de bajada, en un paseo realmente agradable. Además era la primera vez que visitaba un glaciar, me resultó maravilloso el acercarme y comprobar que lo que parece blanco en realidad es azul. No pudimos pisar el hielo porque además de no llevar el equipamiento adecuado, esta zona corre grave peligro de derrumbe. De hecho durante nuestra estancia escuchamos varios estallidos que nos sobresaltaron.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Glaciar de Briksdal
Lengua del Glaciar de Briksdal

Lo que sí pudimos hacer fue contemplarlo, embobados, desde las rocas que estaban en el lago formado del deshielo del glaciar. El agua era limpia, cristalina, tanto es así que incluso la probamos, estaba helada y nos supo riquísima.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Lago del Glaciar de Briksdal
Lago del Glaciar de Briksdal

También jugamos a pisar las rocas del centro del lago, todo por hacernos una foto mejor con el glaciar al fondo y casi nos jugamos un chapuzón en aguas congeladas. Conseguimos no caer, y al final nos hicimos una foto en la que estábamos más preocupadas por no caernos que por la foto en sí.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Sobre roca del lago glaciar de Briksdal
Sobre roca del lago glaciar de Briksdal

Bueno esta segunda foto está algo mejor. Este momento nos trajo unos momentos muy divertidos con una pareja encantadora que habíamos conocido durante este viaje por los fiordos noruegos.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Sobre una roca del lago glaciar de Briksdal
Sobre una roca del lago glaciar de Briksdal

En la bajada nos fijamos en una casa cubierta de césped, la primera vez que veía una casa con el tejado de césped creciendo salvaje. Cierto es que nada que ver con las casas de césped que después conocí en Islandia, tan sumamente cuidadas.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Casa cubierta de césped
Casa cubierta de césped

En el descenso también pudimos ver algunos saltos de agua.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada en descenso del glaciar de Briksdal
Cascada en descenso del glaciar de Briksdal

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Cascada en descenso del glaciar de Briksdal
Cascada en descenso del glaciar de Briksdal

Loen

Salimos del glaciar cerca de las seis de la tarde, y aunque parecía temprano, habíamos madrugado bastante, así que el resto de la tarde la guía nos dio la tarde libre. Nos dejaron en un hotel de Loen, a media hora del aparcamiento del glaciar de Briksdal.

En Loen encontramos un bonito y tranquilo pueblo a orillas de un fiordo. Tiene apenas 150 casas y 400 habitantes. Es el típico lugar en el que podrías pasar días de auténtica desconexión. Lo que más recuerdo de aquel lugar es el silencio. El fiordo se trata del ramal más interno del fiordo Nordfjord.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Fiordo Nordfjord en Loen
Fiordo Nordfjord en Loen

La iglesia de Loen tiene gran historia que se remonta a la época vikinga. En su cementerio tiene una cruz de piedra celta que fue utilizada antes de que la iglesia fuese construida.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Iglesia de Loen
Iglesia de Loen

Entre las casas encontramos ésta bastante atípica y que se asemeja bastante a las construcciones de hórreos gallegos.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Casa noruega tipo hórreo
Casa noruega tipo hórreo

En las afueras encontramos enseguida bosques, entre los que corre el río Loelva, el río que va a desembocar al fiordo Nordfjord en Loen.

Fiordos noruegos Storfjord Geiranger Hellesylt Briksdal Loen - Río Loelva en Loen
Río Loelva en Loen

Y sentados a orillas del fiordo pasamos el resto de la tarde antes de la cena, ¡qué paz! No sabíamos qué nos depararían los siguientes días, pero sin duda hoy, tan intenso y completo, habíamos vivido el mejor día y encontrado el auténtico sentido a todo este viaje por los fiordos noruegos.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

43 thoughts on “Fiordos noruegos día 5: Storfjord, Geiranger, Hellesylt, glaciar de Briksdal, y Loen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *