Escapada a Puertas de Vidiago de cinco días

Desde hacía algunos años tenía pendiente volver a Asturias, y este verano se dio la oportunidad de realizar una escapada de cinco días a esta comunidad del norte de España que no deja indiferente a nadie. Nuestro punto base fue una pequeña aldea del concejo de Llanes llamada Puertas de Vidiago.

Escapada a Puertas de Vidiago - Hortensias en Puertas de Vidiago
Hortensias en Puertas de Vidiago

Así fueron los cinco días de nuestra escapada a Puertas de Vidiago

Dia 1: viaje de Madrid a Puertas de Vidiago

Salimos de viaje por la tarde ya que era día laborable y teníamos que trabajar. Abandonamos Madrid con un calor tremendo, y ya al llegar a Cantabria notamos el descenso de temperatura, con una diferencia de veinte grados, además de la niebla y lluvia que nos comenzó a acompañar. Tras casi cinco horas de viaje, llegamos a Puertas de Vidiago, un pequeño pueblo de esos que el navegador del coche no es capaz de localizar, y perfecto para una escapada de absoluta desconexión.

Gracias a que nos esperaban allí familiares, conseguimos cenar, porque si hubiésemos ido solos, habríamos encontrado la cocina ya cerrada en los dos restaurantes que tiene la localidad. En el restaurante Los Cuetos, que también es quesería, además de nuestros familiares, nos esperaban estos deliciosos huevos fritos con patatas, chorizo y torreznillos, que en aquel momento nos hizo muy feliz.

Escapada a Puertas de Vidiago - Cena en restaurante Los Cuetos
Cena en restaurante Los Cuetos

Dia 2: Pola de Laviana y Gijón

Despertamos en la casa rural La Torre y desayunamos antes de partir. El día estaba nublado y con esa llovizna que llaman chirimiri en el norte. Aprendí que en Asturias la llaman orbayu. La visita del día se centraría en Gijón, y antes realizamos una parada en una pequeña localidad llamada Pola de Laviana. Para llegar hasta allí pasamos por unos valles increíbles. En Pola de Laviana estuvimos apenas una hora, ya que sólo la visitamos por una tienda especializada que nos interesaba. Aún así, aprovechamos para dar un pequeño paseo junto al río Nalón, y sus dos calles principales, donde se estaba celebrando el mercadillo.

Escapada a Puertas de Vidiago - Río Nalón en Pola de Laviana
Río Nalón en Pola de Laviana

En poco más de media hora llegamos a Gijón, donde nos esperaban unos amigos para comer el famoso cachopo en el restaurante Las Terrazas del Pery, junto al paseo marítimo de la playa de San Lorenzo. Después de comer, conocimos el centro de Gijón de la mano de estos amigos. Además de que eran asturianos, una de las mujeres era historiadora del arte, así que fue un auténtico lujo escuchar tantísimos detalles y curiosidades que no habríamos conocido de otra manera. De Gijón me gustaron muchas cosas, pero lo que más me impresionó sin duda fue la Universidad Laboral. Por la tarde regresamos a la casa rural, y cenamos una hamburguesa en el mismo restaurante de la noche anterior.

Escapada a Puertas de Vidiago - Playa de San Lorenzo en Gijón
Playa de San Lorenzo en Gijón

Dia 3: Covadonga y Cangas de Onís

Este día lo dedicamos a una de las visitas obligadas en todo viaje a Asturias: Covadonga. El recorrido hasta allí nos llevó por el famoso descenso del Sella, el que va de Arriondas a Ribadesella, sólo que lo hicimos en coche, y en sentido contrario. Me sorprendió encontrar cada pocos metros una agencia de actividades de aventura, además del reclamo turístico por excelencia, el descenso en piragua por el río Sella.

Escapada a Puertas de Vidiago - Río Sella en Arriondas
Río Sella en Arriondas

Continuamos el ascenso por el Parque nacional de los Picos de Europa hasta el Santuario de Covadonga. Su basílica me empezó a sorprender ya desde la carretera, cuando la vimos aparecer a gran altura entre los árboles. No me lo esperaba así, y me resultó espectacular. En general todo el complejo es impresionante.

Escapada a Puertas de Vidiago - Santuario de Covadonga desde la carretera
Santuario de Covadonga desde la carretera

Basílica de Santa María la Real de Covadonga
Basílica de Santa María la Real de Covadonga

Tras la visita a Covadonga, por fin comimos la primera fabada del viaje. Fue en el restaurante La Palmera de Cangas de Onís, y sabía verdaderamente espectacular.

Escapada a Puertas de Vidiago - Fabada en restaurante La Palmera
Fabada en restaurante La Palmera

Tras el almuerzo, fuimos a Cangas de Onís, una pequeña localidad a orillas del río Sella que me enamoró por su plaza principal, y sobre todo, por el puente romano más bonito del mundo.

Escapada a Puertas de Vidiago - Puente romano de Cangas de Onís
Puente romano de Cangas de Onís

Regresamos a Puertas de Vidiago aún con tiempo para dar un paseo entre calles solitarias que estaban sólo pobladas de bonitas hortensias. En las afueras nos encontramos con un rebaño de ovejas. Regresamos a cenar en la quesería de la noche anterior, aunque esta vez comí un bocadillo de torreznillos.

Dia 4: Buelna y Colombres

Habían anunciado buen tiempo para este día, así que decidimos ir a la playa. Nos recomendaron la cercana playa de Buelna. Encontramos una pequeña cala, bonita, y con poca gente, aunque según fue avanzando la mañana, se fue llenando.

Escapada a Puertas de Vidiago - Playa de Buelna
Playa de Buelna

Lo más curioso es que el agua fue retrocediendo por la bajada de la marea, y cuando nos quisimos dar cuenta, la parte que veíamos de agua había desaparecido, y pudimos llegar andando hasta este rincón que se abría al mar Cantábrico. Acostumbrada a mi mar alicantino, este movimiento de las mareas me dejó alucinada.

Escapada a Puertas de Vidiago - Playa de Buelna
Playa de Buelna

Después de la playa, visitamos una pequeña localidad cercana llamada Colombres, famosa por sus mansiones de indianos y por un pequeño cementerio neogótico con panteones de gran riqueza.

Escapada a Puertas de Vidiago - La Mansión del Abuelo en Colombres
La Mansión del Abuelo en Colombres

Repetimos fabada para comer, esta vez en el restaurante restaurante El Llar de San Roque del Acebal. Por ser la última tarde, nos la tomamos para descansar, con una siesta como no recordaba en mi vida. Salimos a cenar, esta vez al restaurante Casa Poli, pasando antes por el paso a nivel de Puertas de Vidiago, que tenía muchas ganas de fotografiar.

Escapada a Puertas de Vidiago - Vías del tren en Puertas de Vidiago
Vías del tren en Puertas de Vidiago

Dia 5: Potes y llegada a Madrid

A nuestro regreso a Madrid decidimos tomar un camino más largo porque tenía el capricho de pasar por la localidad de Potes. Entramos en Cantabria por el bonito desfiladero de la Hermida, y llegamos hasta el maravilloso valle en el que se ubica Potes. Nos sorprendió por su riqueza monumental, y por ser más grande de lo que esperábamos.

Escapada a Puertas de Vidiago - Potes
Potes

Continuamos hacia el sur a través de la sinuosa carretera del parque nacional, nos encontramos con vacas en nuestro camino, y abandonamos Cantabria por su frontera con Palencia, en el mirador de Piedrasluengas, un magnífico balcón a los picos de Europa.

Escapada a Puertas de Vidiago - Picos de Europa desde el mirador de Piedrasluengas
Picos de Europa desde el mirador de Piedrasluengas

Seguimos recorriendo la provincia de Palencia, con un cambio de paisaje sorprendente, y además me resultó curioso pasar a 12 kilómetros del nacimiento del río Pisuerga. A partir de aquí, ya fuimos directos sin parar hasta Madrid. Fin del viaje.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *