Visita a la ermita de San Isidro Labrador de El Boalo

Hacía casi un año que tenía ganas de conocer esta ermita del Boalo, desde que mis compañeros de trabajo Eugenia y Blas me comentaron era un lugar muy bonito para hacer fotos, sobre todo si está nevado. Así que llegado el invierno decidimos que no podíamos dejarlo pasar. No hemos podido pillarlo nevado, ya que cuando nevó en la zona hacía muy mal tiempo, y los fines de semana siguientes estaba demasiado nublado. Esperamos a que el cielo tuviese un color más bonito, y con la espera se nos fue la nieve. Aún así, el lugar nos pareció un entorno privilegiado.

Ermita del Boalo
La ermita de San Isidro Labrador de El Boalo

Ermita del Boalo

Historia de la ermita de San Isidro Labrador de El Boalo

Fue levantada en el siglo XX por los propios vecinos de El Boalo, para venerar al patrón de los agricultores y ganaderos, San Isidro labrador. La razón es que la mayoría de habitantes de la localidad pertenecían a ese gremio, y por ese motivo San Isidro se había convertido en el patrón de El Boalo. Cada 15 de mayo se celebra el día grande, que incluye una romería en honor al Santo.

San Isidro Labrador
San Isidro Labrador en un lateral de la ermita del Boalo

Cómo llegar a la ermita del Boalo

Puedes llegar en coche hasta la misma base de la ermita. Llegar hasta El Boalo es bastante sencillo. Si viajas desde Madrid, tienes que tomar la carretera de Colmenar (M-607) hasta Cerceda, y en Cerceda tomar la M-608 con dirección Manzanares el Real. A los tres kilómetros y medio sale a la izquierda el desvío de la M-617 que sube hasta El Boalo.

Te dejo un mapa con las indicaciones desde el centro de El Boalo hasta la ermita. Está bastante cerca del núcleo urbano. En poco más de cinco minutos se llega en coche, y a pie es un agradable paseo que no llega a veinte minutos.

Para llegar a la ermita tienes que atravesar la localidad, y en la última rotonda, la que tiene una cruz blanca, en lugar de continuar hacia Mataelpino, tomar la primera salida hacia la Avenida de los Prados. En la primera a la izquierda se gira hacia la calle Vallejuelo, que hay que seguir hasta el final. Vallejuelo empalma con la calle Cañada, y en el último kilómetro el asfalto da paso a una pista de tierra.

Carretera hasta la ermita de El Boalo
Carretera hasta la ermita de El Boalo

Los alrededores de la ermita del Boalo

Al llegar nos encontramos con un amplio paraje en plena naturaleza y algunas cumbres nevadas al fondo. La más alta de ellas la Maliciosa, con sus 2227 metros, que la convierten en una de las montañas más importantes de la sierra de Guadarrama.

Enfrente de la ermita, el arroyo del Herrero y un merendero, que aunque hoy estaba desierto porque aún las temperaturas son bajas, imagino que al llegar la primavera ya comenzará a estar masificado.

Paraje de la ermita de El Boalo
Paraje de la ermita de El Boalo, con el pico Maliciosa al fondo

Visita a la ermita de El Boalo

La ermita del Boalo está ubicada en el paraje de las laderas de El Boalo, a pies de la sierra de Guadarrama, en el parque regional de la cuenca alta del Manzanares.

La ermita de San Isidro Labrador de El Boalo
La ermita de San Isidro Labrador de El Boalo

Aparece rodeada por un muro de piedra. Tanto la ermita como el muro están construidos con mampostería de granito de la zona. Por el lateral derecho accedes a la parte trasera de la ermita. En el muro se ha representado una cruz junto a la que reza una inscripción que no fuimos capaces de interpretar. Imaginamos que faltaban algunas letras y la primera palabra pudiera ser “amigos”, aunque lo que se leía decía algo así como “igos del aball”.

Inscripción en la ermita de El Boalo
Inscripción

La ermita se encontraba cerrada. He de decir que antes de venir, conseguí hablar por teléfono con el párroco, y fue muy amable. Me explicó que la ermita suele estar cerrada, salvo algunas horas los sábados de mayo a septiembre que se celebran bodas. También me indicó que había una puerta de cristal por detrás que se podía abrir, pero la verdad que no daba sensación de poder abrirse.

Ermita del Boalo
Ermita del Boalo

Así que tuvimos que conformarnos con ver el interior de la iglesia a través de un cristal. Nos pareció un interior modesto con alguna pequeña vidriera, varias imágenes de Jesucristo, y una del santo San Isidro labrador.

Interior de la ermita de El Boalo
Interior de la ermita de El Boalo

No pudimos acceder a su interior, pero si rodearla completamente, disfrutando de las vistas desde allí. En la parte delantera se encuentra el campanario, un rosetón y un ventanal con vidrieras.

Ermita del Boalo
Ermita del Boalo

En uno de los laterales además de la representación de San Isidro Labrador, hay otra puerta de acceso tras cinco escalones, aunque también se encontraba cerrada.

Lateral de la ermita del Boalo
Lateral de la ermita del Boalo

Hasta aquí llegó nuestra visita a a la ermita de San Isidro Labrador. Y antes de emprender camino de vuelta hacia El Boalo, nos fijamos en esta bonita fuente de piedra, y nos quedamos con la duda de si sería de agua potable.

Fuente en la ermita del Boalo
Fuente en la ermita del Boalo

Descendimos directos a El Boalo, donde nos costó encontrar aparcamiento, y comimos un magnífico comido montañés en el Refugio de Oria, un restaurante con una atención espectacular de una familia de origen cántabro.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *