Entrenamiento de caballos reales en Palacio Christiansborg

Entrenamiento de caballos reales en Palacio Christiansborg
Palacio Christiansborg y zona de entrenamiento de caballos

Después de cruzar el Puente de Mármol y sus dos pabellones, llegamos a una zona muy amplia y desierta, en la que destaca al fondo el Palacio Christiansborg. Entre el puente y el palacio se tiene una zona extensa de tierra en la que había un coche de caballos. Tenía un carruaje con una persona y el coche era tirado por dos caballos. Todos los turistas que llegábamos allí nos quedábamos tras la valla que nos separaba de la tierra para ver qué hacían.

Estaban dando vueltas bordeando toda la valla por el interior, y también daban algunas vueltas en círculos más pequeños. Para nuestra sorpresa se trataba de un guardia real entrenando a dos caballos de los establos reales. Eso sí que no lo esperábamos.

En el fondo de este espacio de tierra había más caballos esperando su turno de entrenamiento. Estuvimos un rato viendo cómo el guardia guiaba a los caballos. Resultó curioso, nunca habíamos visto un entrenamiento de caballos reales. El carruaje no paraba de dar vueltas y más vueltas, intercalando círculos grandes con círculos pequeños. En algún momento incluso dibujaban una especie de ochos.

Palacio Christiansborg
Coche de caballos entrenando

Parece que el entrenamiento se realiza diariamente, y a partir de mediados de junio hasta principios de agosto se pone a los caballos a pastar. Pensamos en el pobre guardia, si tiene que hacer esto todos los días… y esperamos y deseamos que fuesen cambiando de guardia.

Intentamos fotografiar bien a los caballos, pero fue muy difícil porque pasaban muy veloces y en un visto y no visto ya habían desaparecido. Hubo varios momentos en los que el guardia se nos quedó mirando mientras hacíamos la fotografía, y esperábamos que nos dijera él o alguien que no se podían sacar fotos, pero nadie nos dijo nada, así que nos quedamos con la duda. Imaginamos no habría problema porque cada vez que pasaban hacíamos un intento de mejorar la foto, y el guardia salvo mirar, no dijo nada. ¿Será que le producen curiosidad los turistas…? ¿O su mirada indica que está cansado de ellos, bueno, de nosotros?

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *