Día 12: Austria, Garmisch-Partenkirchen, Oberammergau

Pequeña incursión en Austria

Aunque hoy despertábamos en Baviera y dormiríamos también en Baviera, durante el día realizaríamos una pequeña incursión en Austria para llegar hasta la ciudad bávara Garmisch-Partenkirchen. Salíamos de Hopfen am See y en apenas 5 kilómetros ya estábamos circulando por Austria. No nos imaginábamos lo que nos esperaba en la carretera con atascos en los que estuvimos literalmente parados que nos hizo tardar más del doble de lo esperado. Parece que había mucho dominguero alemán que se dirigía al mismo sitio que nosotros.

Día 12: Austria, Garmisch-Partenkirchen, Oberammergau - Atasco en las carreteras de Austria
Atasco en las carreteras de Austria

Todo nuestro recorrido por Austria estuvo rodeado de montaña, bosque y nubes altas y dispersas. Entre todas las montañas destacaba una por su altura y su forma característica, el Zugspitze, la montaña más alta de Alemania. Al verla supimos que Alemania estaba muy cerca ya que el Zugspitze delimitaba su frontera con Alemania. Aprovechamos para parar en Ehrwald y fue magnífico sentir el ambiente alpino en este valle a pies del Zugspitze con vacas pastando a nuestro alrededor.

Monte Zugspitze desde Ehrwald
Monte Zugspitze desde Ehrwald

Aprovechamos para comer en un restaurante de Ehrwald muy normalito pero con unas vistas de los Alpes que quitaban el sentido.

Vistas desde el restaurante de Ehrwald
Vistas desde el restaurante de Ehrwald

Antes de cruzar la frontera con Alemania paramos a la orilla de este riachuelo. Nos gustó por ser estrecho y estar rodeado de un entorno realmente bonito. Recuerdo que en aquella época nos volvíamos locos cada vez que veíamos un riachuelo y no podíamos resistir practicar el efecto seda, sobre todo si al río le rodeaban otros colores como era este caso con los variados verdes del bosque y los marrones de las rocas.

Riachuelo cerca de Ehrwald
Riachuelo cerca de Ehrwald

Riachuelo cerca de Ehrwald
Riachuelo cerca de Ehrwald

Garmisch-Partenkirchen

Tras la corta parada en el riachuelo por fin llegamos a Garmisch-Partenkirchen, de nuevo en Alemania. Qué nombre tan complicado, ¿verdad? Pues espera a que mencione el nombre de su atracción turística más famosa. En esta ciudad bávara encontrarás un trampolín olímpico de saltos de esquí y la garganta Partnachklamm.

Garganta Partnachklamm
Garganta Partnachklamm

El paseo por el desfiladero Partnachklamm es realmente impresionante con paredes estrechas de casi 80 metros y el agua bajando con bastante potencia. Sin duda una de las visitas imprescindibles de la zona.

Garganta Partnachklamm
Garganta Partnachklamm

Tuvimos que tener bastante cuidado con la cámara para que no se mojara y todo el tiempo la llevábamos tapada con el abrigo y sólo la asomábamos para hacer la foto. Aún así algo se mojó. En algunos puntos nos caían grandes goterones de agua condensada de las paredes y además estaba lloviendo y aunque aquí dentro estábamos cubiertos por las paredes del cañón, había zonas más abiertas por las que caía una ligera lluvia.

Ligera llurvia en garganta Partnachklamm
Ligera llurvia en garganta Partnachklamm

Oberammergau

Disfrutamos muchísimo la visita a Garmisch-Partenkirchen hasta el punto de estar casi 3 horas. Cuando salimos de allí ya eran las 6 y media de la tarde. No pasaba nada por la hora si no fuera porque justo la tarde de hoy habíamos quedado con nuestro compañero de trabajo Guillermo y su novia en Oberammergau. Ya les habíamos avisado que por culpa del atasco en Austria íbamos con muchísimo retraso así que quedamos en llamarles al salir de Garmisch-Partenkirchen. Media hora nos separaba de Oberammergau aún así ellos llegaron antes y cuando aparcamos ya estaban enfrente de nuestro hotel.

Poco nos dio tiempo para ver de Oberammergau con luz ya que estaba anocheciendo pero algo sí vimos. En mi caso era la segunda vez que iba a Oberammergau y aunque ya lo conocía volví a quedar maravillada por la decoración de las fachadas, de las casas con flores y sobre todo por las increibles y cuidadas representaciones de la Pasión de Cristo.

Fachadas con representación de la Pasión
Fachadas con representación de la Pasión

Anocheciendo en Oberammergau
Anocheciendo en Oberammergau

Finalizamos la noche con una velada muy agradable cenando en la terraza de un biergarten. Éramos los únicos. Este pueblo parecía dormir y sólo eran las 8 de la noche. Sólo nos visitó un perrito encantador que nos hizo mucha gracia porque de lejos sólo veíamos una luz roja que correteaba y al acercarse vimos que era este lindo perrito con un collar de luz roja. Graciosísimo. La dueña fue muy amable y nos saludó y nos dejó hacerle algunas monerías y quedamos embelesados con él.

Perrito con luces en Oberammergau
Perrito con luces en Oberammergau

Terminamos de cenar en esta maravillosa velada y nos despedimos de Guillermo y su novia a los que no veríamos hasta nuestro siguiente viaje a Alemania sin fecha determinada aunque en mi caso se produjo a los 6 meses.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, fan de Alicante. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB.

15 thoughts on “Día 12: Austria, Garmisch-Partenkirchen, Oberammergau

  • Pingback: Tocando Austria en Mittenwald | mama, què fem demà?

    • wircky
      25/10/2015 at 10:13 AM
      Permalink

      La verdad que sí, Baviera tiene una naturaleza increible! Gracias Mapani por comentar! 🙂

      Reply
  • 20/09/2015 at 9:31 AM
    Permalink

    Ese momento del anochecer en la foto del hotel Alte no se qué, es muy bonito, cuando todavía hay claridad, pero ya las luces destacan. Más tarde, ya es más difícil que salga la foto bien…increíbles los adornos de las ventanas, aunque sean pintados. Lo que no me gusta es los toldos azules, yo los hubiera puesto verdes o beige, marronicos…jiji

    Reply
    • 20/09/2015 at 10:34 AM
      Permalink

      ¿Ese momento es lo que llaman la hora mágica…? Qué observador con los toldos, he tenido que ver varias veces la foto para encontrarlos 😛

      Reply
    • 20/09/2015 at 11:02 AM
      Permalink

      Jaja! Sí, soy un búho Pues creo que la hora de la foto es la hora dorada y a continuación viene la hora azul, que sería la siguiente foto…y a ambas se las engloba como la hora mágica, pero no me hagas mucho caso por que hablo de memoria y ni entiendo de fotografía ni nada…

      Reply
  • 19/09/2015 at 10:31 PM
    Permalink

    Una vez, hace años, vi una fotos de las gargantas de Partnach heladas. Que preciosidad! Me juré que un día las visitaría, ni que fuera en verano, pero sigue pendiente. Me recuerdan a las del Aare, en Suiza o la de Vintgar, en Eslovenia, que sí que hemos visitado.
    Un abrazo!

    Reply
    • wircky
      20/09/2015 at 12:25 PM
      Permalink

      La verdad que son una auténtica pasada. No las he visto heladas pero buscaré fotos ya que imagino será alucinante. Las dos que mencionas aún no las conozco, así que apuntadas quedan.
      Saludos viajeros y gracias por comentar Jordi!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *