Día 1: Viaje de Barcelona a Espot

Nuestro viaje comenzaba en la estación de Barcelona Sants a las 2 de la tarde. Habíamos alquilado un coche de Europcar a buen precio aunque era algo pequeño, un Kia Picanto, y además como queríamos devolverlo en Madrid al final nos cobraron un suplemento de 70 euros así que nuestro buen precio se fue al traste. Nos molestó que en la página de auto-europe donde habíamos reservado el coche no nos habían informado, pero aún así no iba a estropear la ilusión que teníamos por emprender el viaje. Por delante teníamos 258 kilómetros hasta Espot, unas 3 horas y media de viaje hasta nuestro destino en el que pretendíamos pasar un bien merecido fin de semana de relax.

La primera parte del camino ya la conocíamos de otros viajes, por ejemplo de nuestro último viaje a Andorra. A partir de Cervera ya nos encontramos con parajes desconocidos y algunos pueblecitos pequeños y encantadores. Además aprovechamos para comprar comida en Isona, unos bocadillos de un riquísimo fuet de la tierra con tomate al estilo pan tumaca. Entre los pueblos con encanto encontramos por ejemplo Talarn que estaba apoyado en un saliente. La verdad que me considero fan absoluta de los pueblos de Lleida, ¡me encantan!

Día 1: Viaje de Barcelona a Espot - Talarn
Talarn

En Talarn además hay un puente muy llamativo por el que pasa el histórico Tren dels Llacs y también está el embalse de San Antonio.

Vía del tren en Talarn
Vía del tren en Talarn

Según avanzábamos en nuestro recorrido hacia los Pirineos el paisaje se iba volviendo más montañoso y en algunas zonas la carretera atravesaba algún cañón.

Túnel l'argenteria
Túnel l’argenteria

Otros pueblos tenían las casas en el borde de la carretera pegadas a la falda de la montaña. Gerri de la Sal es un pueblo medieval que nos pareció realmente bonito y las montañas tenían unos contrastes de colores increíbles.

Gerri de la Sal
Gerri de la Sal

Gerri de la Sal
Montañas de Gerri de la Sal

Al fondo ya comenzábamos a ver los picos de los Pirineos de Lleida. Nuestro camino desde Talarn nos llevaba curso arriba del río Noguera Pallaresa y comenzamos a ver la arquitectura típica de alta montaña idéntica a la que encontramos en Andorra. La verdad que fuimos toda esta última parte del camino pensando que si nos decían que estábamos en Andorra, nos lo creíamos. A unos 12 kilómetros de Espot paramos para descansar del viaje y aprovechamos para sacar unas fotos e incluso un video. El paraje era increíble junto a las aguas tranquilas y cristalinas del río Noguera Pallaresa.

Río Noguera Pallaresa
Río Noguera Pallaresa

Río Noguera Pallaresa
Río Noguera Pallaresa

Tras el breve descanso continuamos hasta Espot donde teníamos la que hasta el momento ha sido la mejor casa rural en la que hemos estado. El dueño además era realmente adorable. Como la casa lo merecía, salimos a comprar comida a un supermercado para cocinar en casa y además para tener comida para el día siguiente que tocaba ruta de senderismo. En Espot había 2 supermercados tipo ultramarinos pero tenían muy poquitas cosas, así que cogimos el coche y fuimos buscando supermercados hasta Llavorsí (a 20 minutos) donde había uno tipo DIA. Nos emocionamos comprando la verdad y fue muy curioso que el cajero nos ofreció una caja de madera para guardar la compra en lugar de bolsas. Muy práctico la verdad, aunque a mí nunca me había pasado. Ya en la casa rural nos hicimos unas hamburguesas con carne de la zona que estuvieron realmente deliciosas, e intentamos irnos no demasiado tarde a dormir para no salir tan tarde al día siguiente que nos esperaba una ruta de senderimos por el Parque Nacional de Aigüestortes.

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera. TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *