De Kirkjubæjarklaustur a Skaftafell

En nuestra ruta inicial habíamos planificado para el día de hoy ir directamente al parque nacional de Skaftafell para hacer una ruta con crampones por el glaciar. El mal tiempo nos había hecho dudar, y anoche estuvimos debatiendo si hacer o no hacer esa excursión y finalmente decidimos que no. Así que por un lado excursión con crampones pendiente para otro año, pero por otro lado nos dio la posibilidad de disfrutar del paisaje, y al final lo agradecimos porque haber pasado por toda esta zona sin poder parar hubiera sido una auténtica pena.

El camino de Kirkjubæjarklaustur a Skaftafell nos llevó durante una hora por unos paisajes increíbles y variados dominados por montañas, cascadas, llanuras y siempre el dominio del color verde. Nada más abandonar Kirkjubæjarklaustur, montañas con unos cortes espectaculares cubiertas por nubes bajas en su parte superior.

De Kirkjubæjarklaustur a Skaftafell
Montañas cubiertas de nubes a la salida de Kirkjubæjarklaustur

Algunas rocas adoptaban formas caprichosas y entre ellas caían cascadas.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Rocas con formas increíbles y cascadas entre ellas

También vimos muchas ovejas en todo este camino, y curiosamente siempre iban en grupos de tres, ¿por qué sería?

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Grupo de 3 ovejas

Y lo que más encontramos y nos maravilló durante todo este camino fue la sucesión de cascadas. ¿Cuántas vimos? Imposible de contar. Al principio fuimos parando en todas, maravillados, y esto ocurría cada 2 ó 5 minutos. Así que al final sólo fuimos parando en la más espectaculares, porque había decenas y me atrevería a decir incluso cientos de ellas.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Cascadas

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Cascadas

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Cascadas

En esta cascada paramos a comer. Llovía un poco así que foto rápida y comiendo dentro del coche.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Cascada en la que paramos a comer

También encontramos algunos ríos con unos pequeños y bonitos saltos.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Río con pequeños saltos

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Río con pequeños saltos

Tras las montañas con sus numerosas cascadas, llegó una llanura extensa de lava.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Lava cubierta de musgo

La lava normalmente se veía verde porque estaba cubierta de musgo, aunque había zonas en que estaba más amarillento porque el musgo parecía estar más seco. Encontramos incluso alguna tonalidad marrón-anaranjada.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Campo con tonos marrones-anaranjados

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Campo con tonos amarillentos

Tras los campos de lava, la última montaña antes del parque nacional de Skaftafell se veía impresionante porque parecía tener una boina de nubes por encima.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Montaña con boina de nubes

La carretera atravesaba un río embarrado que arrastraba sedimentos de arena negra, y se veía la arena negra amontonada.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Río con sedimentos de arena negra

Tras cruzar este río, ya por fin comenzamos a ver a lo lejos los glaciares, y en una media hora llegamos al parque nacional de Skaftafell.

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Glaciares del parque nacional de Skaftafell

De Kirkjubaejarklaustur a Skaftafell
Glaciares del parque nacional de Skaftafell

wircky

wircky

Mi nombre real es Cristina. Nacida en Madrid, apasionada de Alicante y sus fiestas. Me encanta viajar y la fotografía. Matemática y programadora reconvertida a consultora informática, y desde hace un tiempo también bloggera.
TravelBlogger y socia de @MadridTB y @ViajesyEstilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *